Archivo del Autor: keilaochoa

Organizadores dan a conocer finalistas al Premio de Ensayo Letra Viva

Los organizadores del Premio de Ensayo Letra Viva dieron a conocer los 20 concursantes finalistas del destacado certamen literario, de entre los cuales saldrán las 5 mejores composiciones basadas en el tema “Los desafíos de ser cristiano en América Latina hoy”.

Para ver la nota completa, pulsa aquí.

Anuncios

Interesante recurso en línea… ¡y gratuito!

CÓMO ESCRIBIR Y CONTAR CUENTOS (libro electrónico) responde a todas estas preguntas y a muchas otras.

El arte de escribir y contar cuentos, sean historias bíblicas u otras, con enseñanzas espirituales, es un valioso instrumento para….

 · padres de familia ministrando a sus hijos,

· pastores en su ministerio de predicación,

· misioneros, llevando el evangelio a toda clase de personas,

· maestros de escuela dominical,

· líderes de jóvenes,

· consejeros espirituales,

· líderes de iglesias en casas de familia (casa-iglesias),

· siervos que ministran en las cárceles, hospitales, hogares para   

       ancianos, hogares de huérfanos. 

· siervos y siervas ministrando a  quienes no oyen.

· terapeutas que tratan con adolescentes, matrimonios desavenidos,

       víctimas de violencia.

 CÓMO ESCRIBIR Y CONTAR CUENTOS es una especie de radiografía que te muestra la estructura interna de un buen cuento. Al incorporar esa estructura a tus propios cuentos, harás un gran impacto en tus oyentes, los harás pensar, los impulsarás a tomar buenas decisiones. Harás que pongan sus pies en el camino de Dios, pasen por LA PUERTA, y, en más, transiten la eternidad.

 Para obtener GRATUITAMENTE un valioso ejemplar del libro escribe a:

 purocuento@earthlink.net    

 Simplemente escribe algo así como “favor de enviarme CÓMO ESCRIBIR Y CONTAR CUENTOS”, y a la vuelta de un email tendrás tu ejemplar.

Guillermo Kratzig –http://www.cuentosquecuentan.com

La magia de la sencillez, por Maureen Herrera Brenes

BertaDesnuda1Como periodista, una de las tareas más desafiantes que debo enfrentar es la escritura de un guión para un anuncio radiofónico. Es todo un arte transmitir una idea en 30 segundos. De la misma forma me parece que uno de los retos más grandes de un escritor es lograr textos limpios, donde cada palabra ocupe un lugar preciso y ninguna esté de más. Supongo que coincidirán conmigo en que la sencillez es un arte que requiere mucho trabajo.

Las obras que acompañan este texto son de dos artistas costarricenses; el dibujo es de Juan Manuel Sánchez (ya fallecido) y la escultura, de José Sancho. Los admiro a ambos porque son capaces de transmitir ideas y emociones con unas pocas líneas y formas. Cuando me enfrento a obras plásticas como estas con frecuencia pienso la misma pregunta: ¿cómo serían sus textos si fueran escritores?

¡Qué fácil es sobrecargar un texto de palabras, y que difícil es podar hasta llegar a la idea esencial!  Marcelo Di Marco dice en su libro Taller de corte & corrección, que uno de los peligros más grandes que enfrenta la gente que escribe es enamorarse de sus textos y resistirse a podarlos. En un apartado de su libro que titula La santa tijera dice lo siguiente: “El corte es un actividad esencial en el arte de corregir, y tal vez la más dolorosa. Decididamente amamos nuestros textos, nos dejamos encandilar por sus brillos y encantar por su música. Sobre todo cuando realmente están bien escritos. Pero, a la hora de corregir, hay que desconfiar. Como primera medida hay que desconfiar (siempre, siempre, siempre) de nuestros cuentos y poemas “inspirados”; consecuentemente, debemos volver a ellos una y otra vez, en frío y tijera en mano”.

Haciendo recuento de la forma en que enfrento el tema, llegué a tres consejos sencillos que han sido útiles para mí, y quise compartirlos con ustedes: Sigue leyendo

¡Ya tenemos ganador!

Y el ganador de “Cómo dar vida a las palabras”, escrito por María Cristian Kunsch de Sokoluk, es NOEL NAVAS del Salvador.

¡Felicidades, Noé! Esperamos que este libro sea de utilidad y que dé vida a tus palabras.

Nos llama la atención que la mayoría desea ver más novelas de cosmovisión cristiana en las librerías. Animamos a las editoriales a tomar esto en cuenta y buscar y nutrir escritores que estén dispuestos a compartir el pensamiento bíblico a través de cuentos y novelas.

Los comentarios que recibimos son dignos de leer, así que los invitamos a hacerlo.

Gana un libro y da vida a tus palabras

como-dar-vida-a-las-palabras-tapa-libro

Gana el libro: “Cómo dar vida a las palabras”, escrito por María Cristian Kunsch de Sokoluk. Puedes leer la reseña de este libro aquí.

 ¿Cómo conseguirlo? Sigue los pasos siguientes:

 1. Deja un comentario en esta entrada donde respondas a la pregunta: “¿Qué clase de libros cristianos te gustaría ver en librerías seculares y por qué?” Luego añade tu correo electrónico. (Para evitar spam, escribe tu dirección así: juanperez(arroba)hotmail(punto)com).

2. El 17 de junio de 2009 termina el plazo para inscribirte. Ese día, se elegirá al azar un ganador; solo si contestaste la pregunta. El ganador será notificado por correo electrónico y recibirá el libro en su domicilio.

3. La convocatoria es internacional, así que ¡aprovecha! El tiempo se acaba.

El efecto de nuestras palabras, por Maureen Herrera Brenes

Sucedió en un concurso de canto que se transmite por televisión actualmente en Costa Rica. Ante un comentario de uno de los jueces, el joven concursante reaccionó así, palabras más palabras menos: “quiero aclarar algo, la orquesta no tocó la canción correctamente. Me parece una actitud muy irresponsable por parte de ellos, a estas alturas de la competencia”.

“Irresponsables”. A mí la palabra me retumbó en el cerebro, y me hizo pensar en los efectos de su afirmación. Efectivamente, las consecuencias estuvieron presentes el resto del programa: uno de los jurados defendió la calidad de la orquesta, el director de la agrupación aclaró que el cantante “entró” mal y esto afectó la ejecución, el cantante reconoció su error y al final pidió disculpas públicamente, visiblemente apenado.

A pesar de la congoja casi constante, el asunto terminó bien, con hidalguía y respeto entre las partes. Sin embargo, creo que todo se habría evitado si el muchacho hubiera sido más prudente en su afirmación, o mejor aún, si no hubiera dicho nada. Al final se habría dado cuenta de que él era el único responsable de lo que había sucedido. “Hablé con el hígado, sin pensar”, dijo al disculparse.

A lo largo de todo el episodio, y en los días posteriores, he pensado en quienes escribimos; la verdad es que no estamos exentos de una situación como esta. También podemos escribir sin pensar, al calor de un momento. Esta es una de las razones por las cuales me parece tan valioso dejar reposar los textos.

Hay una lección que nunca olvidaré sobre el uso cuidadoso que debemos hacer de las palabras. La recibí de Patricia Cardona, una costarricense radicada en México donde por muchos años fue crítica de teatro y danza, y actualmente se dedica a formar críticos. Me parece que el consejo con que instruye a sus estudiantes es válido para todas aquellas personas que a menudo opinamos sobre diferentes temas: “Debemos preguntarnos si nuestras palabras son verdaderas, constructivas y necesarias”.

Estamos llamados a honrar al Señor con todo lo que hacemos… y con todo lo que escribimos. Qué el Señor nos ayude a hacerlo con excelencia, respeto y prudencia.

Visitando librerías

Como escritor, a veces debes hacer trabajo de investigación. No es que vayas a copiar el estilo de otro autor o que vayas a sacrificar tu sueño o que debas cambiar tu tema de libro o tu trama de la futura novela.

Solo debes afinar tu sentido de percepción y, como un detective, te escabulles a una librería y:

—hueles los libros

—rozas las tapas

—sueñas con ver tu nombre en las portadas

—ves las listas de mayor venta

—lees las contraportadas de los libros que llaman tu atención

—cuentas los libros que algunos autores han publicado

—memorizas las casas editoriales que producen más

—te diviertes un rato con los libros infantiles

—admiras el arte en portadas e ilustraciones

—juegas a que eres millonario y puedes comprar todos los libros que tengas, así que haces una lista mental

—ruegas que alguien te regale para tu próximo cumpleaños un “certificado de regalo” para tu librería favorita

—concedes entrevistas imaginarias por tu nueva novela (cuando se vuelven realidad, ya no las disfrutas tanto)

—practicas tu firma para cuando des autógrafos (tampoco es tan emocionante cuando ya es un hecho)

—visitas a tus amigos, los clásicos, y suspiras al remembrar sus historias

—charlas con algún dependiente e indagas por los gustos de los lectores

—vigilas la pizarra con anuncios para futuros eventos interesantes

—entablas conversaciones imaginarias con tus autores favoritos

Todo eso puede hacer un escritor en una librería. Visita una lo más pronto posible, y ¡diviértete!