Lecturas de medianoche


 (Blog escrito por nuestra colaboradora Maureen Herrera. Recomendamos visitar su blog Una nota de esperanza)
Está a punto de acabar este Día del Libro. Sin embargo aún no suenan las campanadas de la medianoche. Aunque tenga mucho que estudiar para mi examen final de este viernes, no quisiera dejar de unirme a la fiesta de la lectura, una de las mayores pasiones de mi vida.
Entre las cosas que más disfrutamos los que amamos leer está el juntarnos con otros que tienen esa misma loquera. De seguro parecemos bichos extraños para quienes, tristemente, desconocen el placer inexplicable que se siente al adentrarse en un relato, tanto que suspiramos cuando el personaje se enamora o sufrimos terriblemente cuando fallece. 
Hoy, día en el que han circulado cientos de miles de mensajes sobre los libros, esta Nota de Esperanza no tiene mayor pretensión que saludar a mis amigos lectores. Es algo así como un beso tirado al aire para que lo atrapen todos aquellos que sostienen en su otra mano un libro,  una computadora o una tableta… Lectura es lectura.
Los libros me han abrazado en muchas circunstancias de mi vida. Los de cuentos sazonaron mi infancia. En la adolescencia no leí más porque no tuve más a mi alcance: obras de Julio Verne, Los MiserablesViento del Este, la colección de novelas juveniles de la biblioteca de mi querido Liceo Unesco y hasta el suplemento Aprendamos, del periódico La República. En nuestra existencia rural mi hermana Adriana y yo encontramos un tesoro en la casa de unos vecinos que estudiaban educación en la Uned. No solo tenían muchos libros, y ya eso era de por sí una rareza en aquella comunidad de campesinos, sino que además nos los prestaron con una generosidad que nunca voy a olvidar.
En las épocas de la U raspaba el fondo de mis exiguos ingresos, como becaria 11 que era, para comprar en las ofertas de Nueva Década. De sus pilas en la acera llegaron a mi casa La Dama de las CameliasLa Vorágine María.
 
Hoy sigo leyendo, no tan rápido como quisiera. Ustedes comprenderán: soy mamá y esposa, trabajo tiempo completo, estudio, hago ejercicio… y leo. ¡Cómo renunciar a semejante placer! Al igual que debe sucederle a todos los lecto maníacos, mi mesita de noche es un enredo de papeles que espero terminar en su momento. Ahí voy, al paso de las tortugas, pero esa es la maravilla de leer por placer. Algo bueno que me ha llegado con los años es que ya no siento esa prisa tremenda por terminar rapidísimo, o por estar actualizada con todo lo que se publica, o por ser capaz de comentar todo lo que está de moda.
La  pila me acompaña al lado de la almohada. Les enumero algunos, jamás por pedantería, solo para que se diviertan conmigo y se rían pensando en su propia lista: La Biblia,  Limón Reggae, de Ana Cristina Rossi; I Thought My Father Was God, compilado por Paul Auster; Límites para nuestros niños, de Cloud y Townsed; El Diario de Greg, de Jeff Kinney (ese es un invitado de mi hija, Lucía), 100 años de literatura costarricense,de Margarita Rojas y Flora Ovares; En pos de lo supremo, de Oswald Chambers;Psicología del aprendizaje, de Jeanne Ellis Ormrod, y Los mejores cuentos clásicos(otro huésped de Lucía).
Han de pensar que leo mucho. Pues no tanto como quisiera, pero soy una gran entusiasta. Y en esto, van a perdonar, mis aspiraciones son un total cliché: sueño con la isla desierta –con su propia biblioteca- y una maca debajo de un palo de mango. Ja, ja. Mientras llega la isla, me conformo con el enredo de la mesita de noche y los minutos que le araño al reloj.
¡Feliz Día del Libro para todos mis amigos lectores! Seguro leerán esto mañana, cuando ya sea 24 de abril. ¡Qué importa! Para leer cualquier día es bueno.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s